Confusion, violencia y espiritus en el norte de Uganda (I): Lord Resistance’s Army, mas de 25 años

Pablo Moreno Sanz

Uganda, como el resto del continente africano, es un país con una enorme diversidad, que comprende desde altas montañas con picos nevados hasta selvas tropicales, grandes lagos y la tan característica sabana. Un lugar de enormes contrastes y que, como casi siempre en esta parte del mundo, esconde una realidad dura difícil de comprender a ojos de un occidental.

Un niño espera con un plato para recibir su ración de comida en un campo de refugiados en Uganda. Jeff Hutchens

La gente en Uganda lleva demasiado tiempo haciéndose preguntas que parecen tener una respuesta difícil o imposible. ¿Cómo es posible que un grupo reducido de rebeldes -actualmente entre 200 y 700 -, en su mayoría menores de edad, con un entrenamiento militar muy básico y sin apenas medios logísticos o técnicos haya mantenido horrorizado alpueblo del Norte de Uganda, forzándolo a vivir en campos de desplazados a causa de un conflicto que ya ha durado más de 25 años? ¿Cómo han podido cometerse masacres espantosas, violaciones, amputaciones y secuestros con total impunidad? ¿Cómo un solo hombre, Joseph Kony – un médium que afirma hablar con espíritus y con el mismo Jesucristo y que quiere establecer en Uganda la ley de los diez mandamientos – ha sido capaz de mantenerse siempre a salvo y conducir este movimiento a su total voluntad?

El ejército de Uganda ha sido incapaz de terminar con el LRA, Ejército de Resistencia del Señor (Lord Resistance Army), de Kony. Sin embargo, una milicia local sí pudo derrotarlo en un corto periodo de tiempo. La región de Karamoya se encuentra en el nordeste del país. Los karamayong son una tribu guerrera con lazos con la tribu masaai, que se dedican a la cría de ganado y el pastoreo. Tienen una milicia, los Chicos del Arco (arrow boys), aunque cambiaron hace tiempo el básico utensilio por sofisticados kalashnikov. Se encargan de mantener la seguridad e impartir justicia, y operan en las regiones de Teso y Karamoja.

Cuando el ejército de Uganda entró en Sudán para combatir al LRA y desmantelar las bases que tenían en el país vecino, comenzó otra oleada de asaltos, secuestros y asesinatos del LRA en el norte de Uganda, esta vez en la región de Teso, donde nunca antes el LRA había operado. A los dos años y tras varias batallas, los arrow boys consiguieron algo que nadie había sido capaz delograr en Uganda: hacer desaparecer al LRA de sus tierras.

El conflicto en el Norte de Uganda es largo y complejo, con muchas partes involucradas en todos estos años. Es difícil tomar partido y establecer una única tesis incuestionable, por lo que este artículo intentará abordar el conflicto desde una perspectiva global para tratar de comprender su magnitud.

Joseph Kony, famoso

Joseph Kony y el LRA han adquirido una gran popularidad en las últimas semanas a raíz de un video publicado por la organización estadounidense Invisible Children, que alcanzó más de 85 millones de visitas en cuatro semanas. Lleva como título ‘Kony 2012′ y muestra testimonios e imágenes de niños secuestrados, amputados, violados y forzados a convertirse en soldados. Apela a las emociones y la sensibilidad del espectador para conseguir que el público empatice con la campaña.

El líder rebelde Joseph Kony. AP

El vídeo ha generado una gran controversia dentro y fuera de Uganda. Han surgido muchas voces críticas que le acusan de dar una imagen simplista y distorsionada del conflicto al acudir a imágenes antiguas y alejadas de la realidad actual, sugiriendo como única solución una intervención militar extranjera para capturar a Joseph Kony. Da a entender que los propios ugandeses no son conscientes de la magnitud del problema y no pueden solucionarlo. No muestra un conflicto político que lleva más de 25 años, sino a una sociedad que no puede defenderse de un hombre que se dedica a saquear y sembrar el terror en la región. El video ilustra la visión condescendiente y paternalista con la que el ojo externo tiende a analizar una realidad que, por lejana y compleja, le cuesta entender.

Inicio del conflicto: la antesala del LRA

El conflicto en el Norte de Uganda comenzó en 1986, pero sus raíces pueden encontrarse en el periodo anterior a la independencia de Inglaterra en 1962. Las tribus del norte fueron utilizadas por los ingleses como mano de obra para el ejército y la policía, dadas sus habilidades como guerreros, mientras que las tribus del sur fueron las grandes beneficiadas por el régimen, con acceso a mejor educación y puestos más altos en la escala social.

Todos los Gobiernos de Uganda han hecho uso de la violencia, ya sea para llegar al poder o para mantenerlo. Milton Obote gobernó el país desde 1966 a 1971, cuando fue derrocado por su general Idi Amín. Obote se encontraba en Singapur en una reunión de la Commonwealth cuando Amín dio un golpe de Estado. Idi Amín se hizo especialmente famoso por su crueldad, y se estima que durante su mandato de terror unas 300.000 personas fueron asesinadas.

En 1979, tras varias incursiones del ejército de Uganda en Tanzania, tropas tanzanas entraron en Uganda y depusieron al presidente Amín, que se exilió en Libia y posteriormente en Arabia Saudí. Un año después tuvieron lugar unas elecciones en las que Obote, que había vuelto recientemente, salió vencedor. Fue acusado de fraude por Yoweri Museveni, su principal opositor y actual presidente de Uganda.

Tras el descontento del resultado electoral, el Ejército de Resistencia Nacional (National Resistance Army, NRA), liderado por Museveni, se levantó en armas contra el Gobierno en 1981. Comenzó una guerra civil en la que varios movimientos luchaban en distintas zonas del país: los principales fueron el Movimiento Federal Democrático de Uganda (FEDEMU) y el Movimiento de LIberación de Uganda (Uganda Freedom Movement) en el sur, y el Frente Nacional de Rescate de Uganda (Uganda National Rescue Front) y el Antiguo Ejército Ugandés (Former Ugandan Army) en el Nilo Occidental. En estos años de guerra se produjeron varias masacres contra la población civil por parte del Ejército de Liberación Nacional de Uganda (Uganda National Liberation Army, UNLA), el ejército de Uganda. Siempre se ha culpado de estas masacres a la tribu acholi, ya que formaba gran parte del UNLA.

En 1985, Obote fue derrocado y tomó el poder su oficial Tito Okelo, un militar del norte de la etnia acholi. Okelo formó una junta militar que agrupó a los principales grupos rebeldes que habían luchado contra Obote, terminando una guerra civil que duró cuatro sangrientos años. Sin embargo, el NRA de Museveni quedó fuera de este acuerdo de gobierno. Se estima que hubo unos 100.000 muertos a causa de esta guerra. La paz no duró mucho tiempo. En 1986, Museveni entró con su grupo rebelde triunfalmente en Kampala, tomó el poder y obligó al ejército de Okelo a rendirse. Algunas unidades del UNLA huyeron y  se escondieron en el norte de Uganda y el sur de Sudán.

Yoweri Musevini, presidente de Uganda. Gratlakesvoice

Museveni se encuentra en el poder desde 1986. Cuando todo el país estaba ya bajo control del NRA, el nuevo ejército de Uganda, ahora liderado por Museveni e integrando al NRA, éste lanzó una operación en el norte para atrapar a los militares de Okelo huidos. Se cometieron toda clase de vejaciones y agresiones en esta operación, y el NRA se vengaba así de las poblaciones del norte, especialmente de los acholi, por las masacres cometidas entre 1981 y 1985 por el UNLA.

Ante esta situación una nueva guerra no se haría esperar. Varios oficiales de Okelo regresaron de Sudán formando el Ejército Democrático del Pueblo Ugandés (Uganda People`s Democratic Army, UPLA).

El trasfondo espiritual del ejército de Kony

En muchos países de África se cree que los espíritus de los antepasados cohabitan todavía entre los vivos y hay una gran superstición. Los witch doctors, o hechiceros, son temidos y respetados. Cuando una persona cae enferma en Uganda suele visitar a uno de estos ‘doctores’ antes de acudir a un hospital. En Uganda la población es muy creyente y supersticiosa, y los líderes espirituales tienen un gran poder.

Alice Auma era una medium. Tenía contactos con espíritus, y había uno especial llamado Lakwena, el mensajero, del que tomó el nombre. Alice Lakwena lideraba un movimiento pseudo-religioso, el Holy Spirit Movement, el Movimiento del Espíritu Santo. Lakwena tomó las riendas de algunas unidades del UPDA, llamando a estas unidades The Holy Spirit Mobile Forces, las Fuerzas Móviles del Espíritu Santo. La unidad tenía extrañas normas y creencias. Antes de la batalla los soldados se rociaban con agua bendita para evitar el daño de las balas. Las piedras podían ser lanzadas y durante la batalla explotarían como granadas. Se puede imaginar la cantidad de soldados que murieron indefensos en el campo de batalla ante la fe en estas creencias.

En 1987, el grupo de Lakwena fue derrotado cerca de Kampala. Lakwena huyó a Kenia. El liderazgo del grupo de Alice lo tomó entonces un primo suyo que se haría altamente famoso. Este hombre es Joseph Kony, un guía espiritual, un hechicero. Había entrado en contacto con varios espíritus durante noches de meditación y posesión, e incluso afirmaría hablar con el Espíritu Santo. Un año antes de tomar las riendas del grupo de su prima se había convertido en asesor espiritual de algunos rebeldes en el norte y había creado su propia milicia. La milicia de Kony era ahora un poco más numerosa, y mantuvo varios ritos y creencias de Lakwena.

 En 1988 tuvieron lugar conversaciones de paz, pero el grupo de Kony quedó fuera. Joseph Kony se convirtió en el único líder rebelde en el norte de Uganda. A partir de aquí la guerra tuvo momentos cruentos y periodos de estancamiento hasta 1991. Este año el ejército lanzó una gran ofensiva en el norte. No se ofrecía ningún tipo de información, hubo un control férreo de las noticias que venían del norte y muchos oponentes de Museveni fueron detenidos por todo el país.

El Gobierno informó a la población de que había terminado con Kony y de que éste estaba muerto. Esta fue otra de las grandes mentiras de la guerra, y volvió a derramar sangre. La población del Norte de Uganda intentó rehacer su vida, volvió a sus aldeas, creyó en su seguridad. Pero en 1993 Kony reinició el ataque con extrema crueldad, dejando claro que no estaba muerto y que la guerra nunca había terminado. Su grupo se llamaba ahora LRA, Lord Resistance Army, el Ejército de Resistencia del Señor. Un nombre bíblico que será temido durante años.

Mañana, en la segunda parte, continuaremos en detalle con el aumento de la popularidad de Kony y la internacionalización del conflicto.

Pablo Moreno Sanz

Economista, Master en Internacionalización, tras haber trabajado un año en Kenia se dispone a hacer un PhD sobre el conflicto en el Norte de Uganda.

Escrito por Firmas Invitadas

Etiquetas: , , ,