Especial percepciones de una Europa en crisis

_______________________________________________________

José Lozano Gallardo / Vicente Manjavacas ________

El pasado 25 de Marzo se cumplieron cincuenta y cinco años desde que los mandatarios de seis países europeos reunidos en la romana Colina Capitolina echaron a andar el proyecto de construcción europea. La idea de una Unión Europea, independientemente de su naturaleza formal, no era nueva. Los movimientos de integración arancelaria del siglo XIX fueron precedidos por proyectos con un componente más político durante la primera mitad del siglo XX. Fueron proyectos ambiciosos, incluso idealistas, pero con una base fundamentalmente económica los que llevaron al Primer Ministro francés Aristide Briand a proclamar en la Sociedad de Naciones que había llegado el momento de superar las rivalidades pasadas y pensar como europeos, hablar como europeos y sentirse europeos. Lamentablemente, las penurias económicas del periodo de entreguerras contribuyeron a enviar los cálculos racionales que forzaban a las potencias europeas a cooperar al rincón olvidado de la Historia.

Firma del Tratado de Roma en 1957. AFP

El proyecto paneuropeo reflejaba unas realidades económicas y estratégicas que el paréntesis de la Segunda Guerra Mundial no hizo sino reforzar. De la misma manera que los horrores de la guerra propiciaron la cristalización de un sistema jurídico internacional con base en las Naciones Unidas, Jean Monnet siguió creyendo que para disfrutar de prosperidad y progreso social [...] los Estados de Europa debían formar [...] una entidad europea que los convertiría en una unidad. La creación de la CECA obedeció principlamente a consideraciones económicas pero proporcionó, al mismo tiempo, el espacio psicológico necesario para que una Europa titubeante recuperara la confianza en sí misma. Este hecho, junto con el renacimiento económico europeo de los años cincuenta, el acercamiento francoalemán y el precedente institucional del Consejo de Europa, contribuyeron a forjar unas sólidas bases sobre las que estampar la firma para rubricar un futuro esperanzador para una Europa que había perdido el miedo de mirarse a sí misma al espejo.

Tras décadas de prosperidad, expansión, optimismo y crecimiento, la primera década del S. XXI no ha tratado bien al proyecto europeo y tanto la falta de legitimidad derivada del rechazo popular al proyecto de Constitución como las consecuencias económicas de la crisis parecen haber arrastrado al modelo actual a un cierto impasse institucional. Por ello en Passim nos proponemos abrir un debate y un escaparate sobre como los europeos ven a Europa desde sus circunstancias y sus perspectivas nacionales. Un viaje que nos llevará a intentar destrenzar el entramado de la construcción europea para ver donde y en que les duele Europa a los europeos, si es que lo hace.

El futuro de la UE. Comisión Europea

A lo largo de esta serie trataremos de poner sobre la mesa aspectos tales como si la pertenencia a Europa es un factor de apuntalamiento de las identidades nacionales, si Bruselas consigue llegar a la ciudadanía o si por el contrario ésta siente a las instituciones en una lontananza imposible de personalizar. Todo ello sin olvidar cómo la actual crisis económica, que se adentra con paso afianzado en su cuarto año, ha afectado a la idea de futura viabilidad de la UE, al crecimiento del euroescepticismo, y el papel que debe jugar como actor en la escena internacional. Con este especial no esperamos descubrir el Mediterráneo pero sí palpar el estado de ánimo que se vive en las distintas capitales europeas y chequear el estado del paciente europeo.

Porque como apunta Jürgen Habermas en su libro “Crisis de legitimidad en el capitalismo tardío“, cuando en una sociedad las instituciones se vacían de contenido y el sistema por completo gira en torno a una entidad conceptual – los mercados, a los que no se puede exigir responsabilidad -la falta de fe erosiona la confianza de la ciudadanía en el pacto social generándole rechazo y desencanto, desandando el camino recorrido y eligiendo la senda de la vereda incierta sobre el camino pavimentado.

Escrito por Equipo Passim

Etiquetas: , , , ,