Resultados de la encuesta del mes de abril: elecciones presidenciales en Francia

Parece que nuestros lectores lo tienen claro. Françoise Hollande ganará a Nicolas Sarkozy en las elecciones presidenciales francesas. Faltan cinco días para el balotaje definitivo, que enfrentará, como era previsible, al candidato socialista con el actual Presidente. Sin embargo, la primera vuelta no estuvo exenta de sorpresas. Finalmente, la ventaja del socialista Hollande frente a Sarkozy no fue la que pronosticaron las encuestas. Tan solo el 1,5% de los votos separó a ambos candidatos. Por otro lado, el izquierdista Jean-Luc Mélenchon tampoco obtuvo la cantidad de sufragios que algunos predecían (¿o tal vez deseaban?), quedando muy lejos de los favoritos. Pero la mayor y más desagradable sorpresa fueron los resultado de Marine Le Pen, candidata de la extrema derecha, que obtuvo más de seis millones de votos, quedando en tercer lugar.

Los resultados de la primera vuelta ponen sobre la mesa diferentes cuestiones que deberían ser analizadas con el preceptivo y necesario sosiego: tras años de ostracismo, ¿estamos ante una resurrección del socialismo en Francia?, ¿por qué sigue la izquierda no socialista sin encontrar un espacio político relevante?, ¿a qué se debe el ascenso de los apoyos a la representación política de una ideología cuasi fascista en la Cinquième République? En Passim os invitamos a que contribuyáis con vuestras ideas y opiniones para intentar dar respuesta a estos interrogantes.

Son muchas las implicaciones políticas, sociales y económicas que tendrá el que el próximo día 6 de mayo sea elegido Presidente uno u otro candidato. Hollande ha aparecido como líder de vanguardia de quienes piensan que es posible enfrentar la crisis europea desde otra perspectiva y bajo el paraguas de un paradigma ideológico diferente; frente a un Sarkozy que, al contrario, es el principal símbolo de la narrativa política y económica actual a nivel europeo. En este sentido, habría que observar un par de detalles: primero, no puede pasar desapercibido el hecho de que la Canciller alemana, Ángela Merkel, haya puesto sobre la mesa en este momento una agenda de crecimiento (sic) que, en cierta medida, rompe los esquemas a la estrategia planteada junto a su homologo francés, y nos avisa de que, ciertamente, una victoria de Hollande pondría a Europa ante un gran debate en torno a su presente y su futuro. Por otro lado, de cara al futuro de la socialdemocracia europea, tendríamos que hacernos la siguiente pregunta: ¿qué ha pasado para que los socialdemócratas europeos (y, sobre todo, los españoles) sigan con más ilusión a Hollande que a sus líderes nacionales?

Son muchos los interrogantes y muchos los planteamientos de futuro que podemos hacernos. Os animamos a plantearlos y a debatir sobre ellos a través de los comentarios de este post y de nuestro twitter y facebook.

Escrito por Equipo Passim

Etiquetas: ,
UA-53160144-1